Los fabrica de challas Diarios

16 No impulsar papeles u otros objetos en los desagües de artefactos. Se debe tener distinto cuidado en apoyar despejadas las zonas bajo los lavamanos o lavaplatos, de modo de no caer o empujar los sifones de descarga.

¿Estás interesado? Rellena el ulterior formulario para solicitar ataque a nuestra plataforma online de liquidación directa a Profesionales. Navega por nuestro amplio catálogo de toallas de microfibra al por mayor y realiza tus pedidos de forma cómoda y sencilla, accediendo a tu tarifa de cliente y al stock en tiempo Verdadero.

60 en Melipilla por Sottolichio, pues de inmediato comenzó a cantar en Santiago bajo el nombre de Maruja Ravanal. Primero en Radiodifusión El Mercurio, los díCampeón martes y viernes, y luego en el Salón Olimpia de calle Huérfanos, con la Comparsa de Ramis Clar, haciéndose oír por todo el país gracias a las ondas de Radiodifusión Sian. Las actuaciones de Ravanal le granjearon buena crítica de la prensa santiaguina. El diario La Nación dijo que: Hace algunos díFigura tuvimos oportunidad de escuchar en CB 138 a la candidata que representó a Melipilla en el Concurso Miss Radio, Srta. Maruja Ravanal. Acostumbrados a apreciar las sólo discretas condiciones que reúnen varias de las postulantes a este importante concurso, nos llevamos una grata sorpresa con Maruja Ravanal, dadas sus excelentes condiciones para el género de la canción popular. Cumplió tres interpretaciones de canciones chilenas y lo hizo con trascendente oportunidad. Buena dicción, voz sensitiva y agradable, fueron sus principales cualidades 162. Al corto tiempo, Ravanal se convertiría en voz de radioteatros, compañíGanador teatrales y musicales que tenían en Santiago y en las giras nacionales sus principales públicos. A tal nivel llegó la popularidad de esta naciente figura en Melipilla, que su primera presentación en el Teatro Serrano, el mismo año 1941, tuvo un desborde de conocido como nunca se había conocido, con incidentes que terminaron con la intervención de Carabineros, vidrios rotos y un detenido ante tamaño descontrol. Con Ravanal, la aspiración por desarrollar una disciplina artística estaba instalada en la ciudad y se ampliaba a las instituciones que se iban formando.

34 dos por el compositor italiano Giacomo Puccini. El éxtasis fue total. Esas veladas fueron sublimes para quienes añoraban las adornos del municipal santiaguino en la ciudad. He aquí los dos acontecimientos líricos culminantes del año que acaba de terminar y del que comienza, en medio de las convulsiones horribles de una guerra sangrienta y horrorosa, sin precedentes en la historia de la humanidad 98, fue el comentario para dicha programación del Teatro Melipilla. Sin duda fue lo más cerca que se estuvo de lo que anhelaba la alta sociedad melipillana. Probablemente no fue lo que más gustó a las clases medias y populares que acudían a las funciones atraídos por una prensa que promocionaba cada película como la más conspicuo cinta nones hecha, y asimismo de la mano de novedosas estrategias: la entrega de los afiches de las películas. Para la función de Tu vida por el Rey, cinta italiana protagonizada por Alberto Capozzi y Lida Roberty, la promoción del teatro ofrecía la rifa de 20 litografíTriunfador de los populares actores franceses Gabrielle Robinne y René Alexandre para el intermedio. No quedó ninguna sin dueño. El cine francés reinaba en las salas de Pimiento y de tanto hacerlo convertía a los personajes en las estrellas del firmamento cinéfilo. Pero no por mucho más tiempo. Esto porque las productoras ornamentos en medio de la conflagración no fueron capaces de brindar suficiente material, ni siquiera para sus mercados internos. Llenas de presiones, en medio de una Bienes de guerrilla, con un mercado en ascuas y un vecino transatlántico creciendo como la espuma, los europeos perderían la hegemonía del mercado universal a manos del nuevo gi- 98 La Pueblo, 7 de febrero de gante de la pantalla sobresaliente: Estados Unidos de América. Con cada tiempo menos cintas disponibles en el mercado, el Teatro Melipilla hizo un esfuerzo y por fin cumplió otro añejo anhelo de la comunidad: la presencia de la zarzuela.

Una parte de ellos producía dos o tres películas al año. Sandro de Argentina y Raphael de España, llenaban el Palace de jovencitas atraídas por sus aventuras cinéfilas. Fresia Soto, Ginette Acevedo, Palmenia Pizarro, Naslo Nicolich, Los Ángeles Negros, Los Capa Blanca, Luis Dimas, Salvación Benavides, constituían parte de la farándula del espectáculo chileno, apareciendo, desde luego, en la revista Ritmo. Y que algún cantante de los que lucían sus portadas fuera a Melipilla, dejaba de ser poco poco popular. Esto había comenzado a mediados de los sesentas gracias a una caravana musical ideada por Oscar Arriagada, un talentoso muchacho que con su guitarra había pasado de ser el líder del grupo Los Dixons y creador de varios hits radiales como El twist del bosquejo, a productor de los espectáculos más importantes para los músicos chilenos en todo el país. Primero lo hizo con Los Cinco Grandes del Disco y, luego, con el Súper Show 007. Yo había empezado a ir con el 007 a Melipilla desde En la primera viaje de ese año fuimos con Luis Dimas, María Teresa, María Valdés, Gilberto Guzmán y Ángel Fontana en la animación. Cuadro un elenco pequeño ese con el que fuimos al Teatro Serrano, pero fue la primera vez. En ese tiempo yo manejaba, por lo menos, a un 80% del bullicio artístico, y hacíamos ocho giras al año por todo el país. En un show llevaba a cuatro o cinco figuras grandes y a un equipo de 50 personas, no tenía competencia. No la podía tener, porque tenía a Palmenia Pizarro, al Pollo Fuentes, a Los Galos, Lucho Barrios,

119 De la clandestinidad y la decadencia En torno a el fin de la década de 1970, el Palace había acogido obras como Te llamabas Rosicler, La Remolienda, Pedro, Juan y Diego, permitiendo citas con la primera itinerario teatral nacional, en funciones para una élite melipillana que se sentía convocatoria a asistir a estos espectáculos, y una clase media que podía satisfacer los boletos, gracias a lo esporádico de los eventos. Bancal un divulgado en su mayoría adulto que debía ser cauteloso para asistir a ciertas obras, manifestarse en sabido, hacer comentarios o osar derechamente si sumarse o restarse de cierto roce social. No todos observaban con buenos Luceros estas oportunidades de llegada a manifestaciones culturales. Existían grupos descontentos con el régimen y manifestaban su desagrado delante instancias artísticas que consideraban exiguas y enfocadas a un sector exclusivo. Así lo manifestaba la revista Proyecciones 268, publicación de escaso tiraje, repartida de mano en mano, que en febrero de 1979 titulaba unidad de sus artículos con el nombre Al decorado de etiqueta. El redactor de la nota aseguraba que las obras exhibidas en Melipilla son vistas por personas (no todas, pero ) que poco o cero les interesa, y sólo lo hacen para lucirse en presencia de los demás, o en su concurrencia social, son digamos, moldes con epíteto, que de cultos artísticamente no tienen nulo. La publicación proseguía señalando que la producción Específico es lamentablemente casi nula, es penoso ver que si no se es respaldado por una institución de solvencia, es correctamente poco lo que se puede hacer, no digo con esto que sea inútil, pero el resultado deja mucho que desear para todos. 268 Revista de febrero de 1979 en cuya elaboración habían trabajado Marcos Olate, Juan Conejeros, Julio Álvarez, Raúl Jara, Ángel Conejeros y Ricardo Romero.

258 El Labrador, 26 de octubre de nico. Aparearse El Burgués Gentilhombre, de Moliére, llevada a escena por el centro de teatro de la Escuela de Artes de la Comunicación de la Universidad Católica, implicó un desembolso de proporciones: era perentorio agrandar el decorado del Palace, alojar a los artistas, trasladar toneladas de escenografía y vestuario, instalar iluminación, realizar el empalme eléctrico respectivo, entre otras acciones necesarias para que el equipo pudiera salir a escena los díFigura 2 y 3 de junio de Eduardo Mallea hijo, evoca Triunfadorí esa ajetreada día: Para El Burgués Gentilhombre, que lo protagonizaba Ramón Núñez, hubo que aumentar el escenario del Cinema Palace. La Familia de la Católica traía una parrilla de luces y equipos que necesitaban de una cantidad de energía eléctrica mucho mayor. Poco antaño de morir, mi papá me contó que tuvieron que hacer la prueba de bombilla y dejaron a Melipilla sin energía, porque se quemó un transformador. Eso debe haber sido a las 10 de la mañana y la obra era a las 6 de la tarde. Por un amigo en popular de la empresa eléctrica lograron tener el transformador a última hora y el dueño del teatro, José Massoud, respiró porque la obra de teatro por fin se iba a acertar. La obra dirigida por Eugenio Dittborn contó un personal de primer nivel, encabezado por Ramón Núñez, como el señor Jourdain, acompañado de Héctor Noguera, Violáceo Vidaurre, Ana González, Rafael Benavente, Sergio Urrutia, y los jóvenes Malucha Pinto y Andrés Pérez. La gestión fue tan ínclito que los organizadores debieron acomodarse toda una página del diario El Labrador para adivinar los agradecimientos a tanta Clan que colaboró. Sin embargo, hubo quien no recibió ni las gracias, ni siquiera tuvo un dulce sabor parada en la demora de dicha fun

Los artefactos son de la serie Modus marca Bticino color blanco con módulos blancos, El maquinal general y los automáticos por circuitos se ubican en el tablero domiciliario que se encuentra en el comunicación a su área. Cada circuito fue cableado con cables del tipo y color que la norma recomienda para cada grado. En caso de producirse cortocircuitos o cortes de faro, llamar inmediatamente a la Despacho, luego a CHILECTRA y si este organismo da cuenta de la causa Interiormente del edificio se procede a seducir a personal competente para revisar y reparar Criterios de Mantención. Periódicamente se deben efectuar revisiones y mantenciones a las instalaciones eléctricas, las que deben ser ejecutadas por un Técnico Competente competente para dictaminar las reparaciones a efectuar. Se deben incluir los siguientes aspectos: Estado de enchufes e interruptores. Estado de cables y artefactos. Estado de automáticos y cable tierra. Funcionamiento de la instalación.

9 mos culturales valorables y patrones a imitar. Cuadro igualmente la máxima distracción ciudadana y, poco a poco, se convertía en singular de los epicentros de la disputa por las narraciones que se ponían en recreo, y que tendrá con la irrupción traumática de la cuestión social una de sus primeras pugnas entre una suscripción y desestimación cultura, y, como no obstante se mencionó, entre las estéticas europeas y la búsqueda de una estética propia. Durante el último cuarto del siglo XIX, el teatro todavía se vuelve propiciador de una potencia creadora 15, pues progresivamente en suelo Doméstico se comienzan a crear obras y a formar compañíVencedor que florecen a partir de la zarzuela 16. Para 1900, Chile no obstante contaba con un historial en la creación teatral de este tipo, puesto que en los 30 primaveras previos existieron dieciséis compañíGanador de zarzuela. Los teatros se tornaron igualmente espacios necesarios para el incremento mismo de compañíVencedor teatrales. Si antiguamente eran utilizados solamente para los montajes de elencos extranjeros o nacionales, a poco circular se convirtieron en el sitio para ensayos y en una necesidad para las compañíTriunfador locales y sus comunidades, que interesadas en estar sobre el proscenio 17 formaban pequeñTriunfador agrupaciones al tejadillo de ateneos y establecimientos educacionales. El teatro, como espacio social y bello, se constituyó, por tanto, en un sitio de armonía, en donde su abandono o presencia no Bancal un asunto trivial para la actividad creadora y performativa del arte. 15 Op. cit. Piña, pp Op. cit. Piña, p Op. cit. Piña, pp Algunas cuestiones preliminares En particular, la historia social de los teatros en Melipilla está marcada por diversas transformaciones, hasta llegar a la catástrofe de estos espacios.

No se efectuarán trabajos cuando en el unidad la persona que reciba los trabajos sea un beocio de antigüedad o este se encuentre solo. Le solicitamos que al momento de acoger en su sección a los profesionales y trabajadores de la Constructora ISA, usted esté en condiciones adecuadas para ello. El profesional que efectuará la cita de inspección, le adivinará varias recomendaciones para su seguridad y sus elementos de valencia. Le solicitamos seguirlas estrictamente.

99 todas las figuras del momento. Tendrían que haber traído figuras extranjeras y eso no se estilaba. En opinión de Arriagada, este prosperidad de la Nueva Ola que se extendió desde 1964 a 1973, permitió conversar de una industria musical Doméstico gracias al apoyo de los sellos discográficos, de las radioemisoras, prensa, administradores de salas y empresarios del espectáculo, en una relación donde todos ganaban. En Melipilla las funciones así lo demostraban. Todas eran a tablero vuelto, y aquello ratificaba la confianza de Arriagada tanto en el trabajo con Massoud, como en la calidad de la parrilla que había pincha el enlace diseñado para encantar al notorio local. Yo agarraba mi coche, partía a Melipilla y le decía oye José, tengo a este músico y a este otro para el show. Llegaba a la Radiodifusión, comíamos juntos y almorzaba con su grupo. Había una amistad, una credibilidad y una puesta de pilas para allá y para acá. Yo generalmente iniciaba mis giras en Melipilla, porque Bancal para mí una cosa segura, marcaba el promedio de lo que podía hacer luego. Transportada en un camioneta Mercedes Benz, la partida habitualmente recalaba en Melipilla compartiendo función con la ciudad de Santo Antonio. Esto significaba que el Súper Show 007 se iniciaba en el puerto a las 20 horas y una hora después comenzaba en el Palace de Melipilla. En el arranque de una de esas veladas actuó Yerko Milenko. De nombre Positivo Mario Galleguillos, era un muchacho melipillano educado en la Escuela N 1, cuyos tíos de Santa Rosa en el sector de Puangue, tocaban el arpa, el concordeón y la guitarra. Desde muy joven comenzó a cantar, influenciado por Miguel González y Charo González, dos hermanos melipillanos que hacían sus armas en el canto, participando en audiciones radiales y en espectáculos en Santiago y Valparaíso.

Un tercero, y donde sí sumaría dinero el afligido Francione, fue con el debut del catch as catch Gozque, novedoso sistema de peleas en un cuadrilátero donde se ocupaban manos, piernas, inicio y cuerdas, realizado de histrionismo y antojo, que luego se chilenizó con el apelativo más coloquial de cachacascán. Eran luchas libres no exentas de arreglos y plagadas de personajes míticos y provenientes de los cinco continentes, quienes en la noche del 26 de septiembre de 1942, y delante 650 enfervorizados espectadores, desplegaron sus tánganas, saltos y golpes sonoros. Figuraí reportó El Labrador los nombres y nacionalidades de los luchadores: Humberto Cabrera (chileno), Dino Altamira (argentino), Prago Dulk (agarrado), Marcelo Castell (francés), Von Oji (tudesco), Benjamín Belagosky (ruso), Renato Briones (chileno) y Ben Taylor (inglés) 167. El cachacascán seguiría presente en las siguientes décadas con entrada concurrencia de público. Acullá de la parafernalia de los combates, el cuarto hito que anotó la Delegación de Francione fue una visita de las más importantes que en términos de figuras estelares tuvo Melipilla. Pedro Vargas, ausencia menos que el tenor, cantante popular y actor mexicano, cantó el 8 de agosto de 1941 en el Teatro Serrano con la estampa que lo convertiría en individualidad de los íconos de la cultura latinoamericana del siglo XX y una destino consular para la canción continental. A la plazo, el Ruiseñor de las Américas tenía 35 años y cinco películas filmadas. El botellín acaecería en díVencedor en que Melipilla se autoproclamaba como un posible Hollywood. Suena extraño, pero es cier- 166 El Labrador, 31 de diciembre de El Labrador, 27 de septiembre de

130 Hasta este punto, se han reconstruido noventa abriles de la historia social de los teatros en Melipilla. Desde el surgimiento de los primeros prototeatros, como el Pasatiempo o el de Ricardo Cortínez, hasta la aparición del Biógrafo Royal que se transformó luego en el primer teatro melipillano: el Apolo. Subsiguientemente, lo sucedieron el Teatro Melipilla, el Teatro Alhambra, el Teatro Colón y el Teatro Esmeralda, hasta que, finalmente, se inaugura el Teatro Serrano en 1933, hegemonizando la actividad artística y el crecimiento cultural por casi cuarenta años. Luego apareció el Séptimo arte Palace, coloso que le arrebató el predominio al Teatro Serrano y contribuyó a su pestillo, pero que tuvo corta vida, siendo la lapso de 1980 la de su franco agonía y la de los noventas la del fin de sus díGanador.

Nadie murió en el sitio, sí en Melipilla, donde se registraron dos fallecidos. San Antonio, Rengo, Alhué y Melipilla fueron las ciudades más afectadas del país. El total de damnificados alcanzó las personas. Con avenidas y barrios totalmente destruidos, la calle Ortúzar Cuadro una postal de la devastación. Prácticamente no quedó edificio en pie. Unidad de ellos fue el Palace, alto sobre una estructura de ladrillos y concreto, casi nada había sufrido la caída de cinco planchas de plumavit del gloria apócrifo y la rotura de un ventanal del foyer. Seguidamente, la comuna se hizo acreedora de la solidaridad Doméstico e internacional, con campañTriunfador como Ají Ayuda a Chile, que en una cadena televisiva guiada por el animador Mario Kreutzberger recolectó cientos de toneladas en ayuda. No obstante, aquella historia sería desafortunada. El pillaje, el robo y la ineficiencia en la entrega de los enseres y bienes, hizo que el mismo Kreutzberger prometiera nunca más ayudar a Melipilla. Pinochet, desde La Moneda, descabezó la Gobierno Provincial reemplazando al Representante. La ciudad tomó tiempo en reconstruirse y nunca lo haría del todo, creciendo en forma poco armónica en términos urbanos y arquitectónicos. El Teatro Serrano sufrió un duro rebelión con el terremoto, sin embargo que si antes de él parecía difícil que se refaccionara, a posteriori sería imposible. Sucedería a la inventario de los inmuebles para entregar y hacer caja por parte de la Municipalidad. Muy lentamente la ciudad se fue reconstruyendo y el Palace siguió funcionando y lidiando con el temor de una población en pánico por las réplicas y la serie de rumores que corrían sobre la eventual llegada de un cataclismo. Mejor Cuadro quedarse en casa, pues no obstante existía la posibilidad de ver cintas en el hogar. En la mis

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *